Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 febrero 2010 2 23 /02 /febrero /2010 18:39



En la gran poesía del Renacimiento vienen a confluir, como arroyos a un vasto río, tópicos que se retoman de la antigüedad clásica. Los temas, pues, son viejos; la belleza no necesita de la originalidad. Pero lo hacen en lenguas que, salidas de su embrionario estadio en
la Edad Media, presentan resplandores de apogeo. En este celebérrimo soneto de Ronsard (1524-1585) se dan ambas condiciones. El francés de Ronsard está muy lejos de la Chanson de Roland. Del pasado latino son los temas del fugit tempus, del carpe diem horaciano, la imitación del collige, uirgo, rosas de Ausonio. La fugacidad de la vida, del tiempo que corre y la necesidad de apresarlo antes de que sea demasiado tarde, dan cuenta de una vida de aquí y ahora, en contraposición con el mañana de recompensas de ultratumba de los siglos medievales; un dejo de epicureismo más o menos acusado reemplaza a las certidumbres cristianas. La rosa, como en Ausonio, es símbolo privilegiado de esa brevedad; en España, por ejemplo, Garcilaso deja el magnífico endecasílabo: “marchitará la rosa el viento helado”. La mujer (o el efebo) son apremiados a no postergar su amor inútilmente: recuérdense los sonetos de Shakespeare, o el A su esquiva dama de Andrew Marvell.

Muchos amores inspiraron la pluma de Ronsard; la musa de este soneto fue  Hélène de Surgère; como el mismo poema lo sugiere, son estos versos su garantía de inmortalidad. Está escrito en alejandrinos, métrica que Francia privilegiará muy por encima del endecasílabo petrarquista o hispánico. La traducción, sin rima, trata de conservar el metro y, con acierto o no, se toma ciertas libertades; lo mejor, por supuesto: pispiar directamente de la fuente.


Donavella.jpg



Sonnet à Hélène


Quand vous serez bien vieille, au soir, à la chandelle,
Assise
auprès du feu, devidant et filant,
Direz, chantant mes vers, et vous esmerveillant :
Ronsard me celebroit du temps que j'estois belle.

Lors vous n'aurez servante oyant telle nouvelle,
Desja sous le labeur à demy sommeillant,
Qui, au bruit de Ronsard, ne s'aille réveillant,
Benissant vostre nom de louange immortelle.

Je seray sous la terre, et, fantosme sans os,
Par les ombres myrteux je prendray mon repos;
Vous serez au fouyer une vieille accroupie,

Regrettant mon amour et vostre fier desdain.
Vivez, si m'en croyez, n'attendez à demain ;
Cueillez dés aujourd'huy les roses de la vie.

 

 

Soneto a Helena

 

Cuando bien vieja seas, sentada ante el crepúsculo

Y el candil y los leños, devanando e hilando,

Dirás aún asombrada, al entonar mis versos:

¡Ronsard me celebró en el tiempo en que fui bella!

 

Entonces no tendrás sirvienta a quien decírselo

Que aletargada ya de las tantas labores,

Al oír de Ronsard despierte de su sueño

A bendecir tu nombre con loas inmortales.

 

Yo estaré bajo tierra, y fantasma sin huesos,

Por lo mirtos umbríos buscaré mi reposo;

Y tú ante el fuego serás vieja decrépita,

 

Añorando mi amor y tus fieros desdenes.

Por favor, vive y nada esperes del mañana;

Recoge desde hoy mismo las rosas de la vida. 



Imagen: Mujer vieja sentada, de  
Vilhelm Hammershøi

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Carlos Sánchez Sottosanto - en Traducciones propias
Comenta este artículo

Comentarios

Fgarces 03/25/2012 05:11

Quisiera saber de quién es la traducción al español que se hace del poema. La verdad, ésta es bien diferente a algunas que he leído y no estoy segura si en la versión en castellano cumpliría con la
exigente métrica que sí se cumple en la versión francesa.

Juan Carlos Sánchez Sottosanto 03/25/2012 07:04



Estimadx: creo que una simple mirada al blog y sus ítems muestra que la traducción pertenece a quien dirige el blog, es decir yo, Juan c Sánchez Sottodanto. En cuanto a la métrica original, el
prólogo introductorio aclara desde el vamos que me he tomado libertades, además de prescindir de la rima. Intentan ser alejandrinos castellanos, con cesura intermedia, pero no lo son perfectos; y
recordando que el alejandrino francés es dodecasílabo, mientras que el castellano lo es, naturalmente, de 14. Un saludo cordial, Juan Carlos



Presentación

  • : El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • : Un blog para poesías propias, traducciones y ensayos
  • Contacto

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional.
Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".

Páginas