Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 junio 2013 1 24 /06 /junio /2013 23:07

 

 

1807 – 2011

 

El que llegó, lo hizo hace dos siglos, cuando la Segunda Invasión, la de Whitelocke, tan desastrada como la de Beresford.

Era un mozalbete de rostro olvidable, pero en la Ciudad y Puerto de Santa María de los Buenos-Ayres, un rostro inglés es un rostro inglés: rompe rutinas de castas de rigor. ¡Ay los hijos de Albión! Son capaces de destrozar a tiros la parsimonia secular, pero derrotados no dejan de ser apetecibles.

Apetecibles. Un espectáculo. Un hereje siempre es un hereje: lo demoníaco escuece. Si habla hasta una lengua que ni el Diablo la entiende.

Cuando fue aprisionado sintió pavor, hasta el punto de desear haber muerto en refriega. Conocía las historias de las cárceles del Callao y de Cartagena, y los horrores de la inquisición limeña. Pero se tranquilizó bien pronto. Los rioplatenses eran pura espuma. Los grillos casi inútiles poco duraron. Pronto se le dio la ciudad por cárcel, y luego ni eso.

Cuando el regreso, no regresó. Chapurreó el idioma, frecuentó salones. Ay, un hereje es siempre apetecible. Crea escándalo en los curas, da éxito en las tertulias, y hace suspirar a las porteñas, que despliegan con gusto las quincallas francesas, los viejos clavicordios, el matecito de plata, el dialecto suspicaz del abanico.

No era de muchas luces, pero de circo de los niños pasó a ser invitado de los patricios segundones. Renegó de su fe (que nunca tuvo) para abrazar la romana y casarse como Dios manda. La dote le sirvió para tentar fortuna. Apostó a la llanura. Quizás porque previo al marino o al guerrero fue el peasant, o sus padres lo fueran antes del desplazamiento a las urbes humosas. Quizás porque sintió que esa pampa que los copetudos miraban con displicencia, esa sí que era invadible, de sojuzgamiento veloz, de fertilidad indiscutible.

Ya en su vejez, pasada la Revolución, y cien malones, y cien guerras civiles, mil episodios que nunca comprendió del todo, no cuestionó su decisión de antaño. Embrutecido de caña y de aguardiente, viviendo en un rancho con huesos de vaca como muebles y cuero toruno como puerta, bien pudo desear que su tumba fuera ese infinito insobornable, y que un sueño de alcohol le concediera el paso que la inesperada longevidad le escamoteaba.

*

El que se fue –y de esto hará dos años-, tenía su misma blancura, sus mismos ojos claros, el pelo rubio transformado en canas, y ese apellido que ni él sabía pronunciar. Obstinación de sangre mezclada con la india, la zamba, la mulata. Arrugas de salitre y de terrones de arcilla. Manos de hachero, en los Montes del Tordillo, los únicos que aún conservan los árboles ceñudos que vislumbró su ancestro. Hacha y sierra los años de su vida, arado antiguo para el maíz y el lino, un par de vacas, un chiquero, unos caballos viejos. Nunca otro paisaje que ese mismo. Siempre negado al viaje, al mar, a la distancia que no pudiera cubrirse de a caballo. Analfabeto, como padre, como abuelo; y extrañamente hablando esa lengua rural dicha sureña, libre de italianismos, mal imitada por los poetastros de lo gauchesco, andaluz popular del XVI, con palabras que recogió Valdés y que el diccionario expulsó con la excusa del desuso.

 

Invadidos de pampa, los dos rostros se encontraron en otra geografía que no nos es dado describir. Quizás Dios les otorgó una parcela donde no extrañaran ni el chañar ni el canto de los teros. Insapientes de la jerga de Pope y de Johnson, se llenarán de pausas heredadas de sus soledades, y del canturreo lento que mezcla el Plata, Sefarad, al-Ándalus. 

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Carlos Sánchez Sottosanto - en Poesías
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • : Un blog para poesías propias, traducciones y ensayos
  • Contacto

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional.
Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".

Páginas