Monday 2 january 1 02 /01 /Ene 02:26

 

 

Dedicaremos a Fray Luis de León más de una entrada. Creemos que su vida es harto conocida. No fue un místico al modo de San Juan o Santa Teresa, sino un ascético, y la diferencia es grande. Fue católico, lo que le valió empero cárceles; traducir del hebreo El cantar de los cantares y Job era entonces toda una subversión: el texto latino de la Vulgata (que Fray Luis consideraba, con razón, imperfecto) era el único aceptable; preferir el hebreo y trasladarlo a lengua vulgar era ser sospechoso de luteranismo. No sabemos si Fray Luis era consciente de ello, pero no erraron del todo los inquisidores: hay mucho de protestante en el pensamiento de nuestro poeta. También, y con naturalidad, fue un humanista. Prefiere (muy españolamente) el estoicismo senequista y horaciano al neoplatonismo. Vierte al castellano de los Siglos de Oro parte de esa herencia; pero en sus poemas propios, aún en los más “cristianos”, la herencia clásica está también omnipresente.

Aquí damos dos textos de Virgilio imitados por él: Fray Luis llamaba traducción la versión a la letra, como las que hizo del hebreo, e imitación cuando las versificaba al hispánico modo, poniendo metros y rimas inexistentes en el original. El resultado es que podemos calificar estas imitaciones de “poco científicas”, pero ya forman parte del canon castellano por valor intrínseco.

La égloga II es intensamente homoerótica, lo cual no arredró a nuestro fraile. Recordemos que de sus personajes derivan dos de las obras maestras de la “literatura gay” (si tal cosa existe) del XX: el Coridón de André Gide, y Alexis o tratado del inútil combate de Marguerite Yourcenar. La égloga IV fue leída cristiana y mesiánicamente; daba pábulo a ello que pareciera repetir palabras del viejo profeta Isaías, y la inconsciencia de que el mesianismo también era, en épocas de Jesús, una cuestión de esperanza universal: todos soñaban con una renovación de los tiempos, aunque Virgilio lo hiciera more latino y los cristianos recauchutando palabras de la Biblia hebraica.


 

 http://4.bp.blogspot.com/_EbzYyttikVQ/SPzY0_MqTTI/AAAAAAAAAdI/8e7IWM1Rjng/s1600/eros.jpg

 

 

 

Égloga II: Alexis

 

          En fuego Coridón, pastor, ardía                   

por el hermoso Alexi, que dulzura               

era de su señor, y conocía                  

que toda su esperanza era locura.                 

Solo, siempre que el sol amanecía,               

entrando de unas hayas la espesura,             

con los montes a solas razonaba,                 

y en rudo verso en vano así cantaba:           

          «No curas de mi mal, ni das oído                

a mis querellas, crudo, lastimeras,                

ni de misericordia algún sentido,                 

Alexi, en tus entrañas vive fieras.                

Yo muero en viva llama consumido;           

tú siempre en desamarme perseveras,          

ni sientes mi dolor, ni yo te agrado,             

por donde me será el morir forzado.            

          Busca el ganado agora lo sombrío,              

y por las cambroneras espinosas                  

metidos los lagartos buscan frío,                  

y Téstilis comidas provechosas          

compone, a los que abrasa el seco estío,                

con ajos y con yerbas olorosas:         

conmigo por seguirte, solamente                 

resuena la cigarra al sol ardiente.                 

          ¡Ay triste! ¿Y no me hubiera mejor sido                

las iras de Amarilis, los enojos           

y su desdén soberbio haber sufrido,            

y haber dado a Menalca mis despojos?                  

Bien que es Menalca un poco denegrido,              

bien que tú en color, blanco, hermoso en ojos;                

mas no fíes en eso, que preciada                  

sobre la blanca rosa es la violada.                

          Despréciasme arrogante, y no te curas                   

de mí, ni de saber cuánto poseo                   

en queso y en ganado; las alturas                 

pazco con mil ovejas del Liceo;         

en el estío, en las heladas duras,                   

de fresca leche falto no me veo;                   

y canto como el Anfíon ya cantaba              

las veces que sus vacas convocaba.              

          Pues menos soy tan feo, que aun agora                 

estando el mar en calma he contemplado               

mi rostro en la ribera, y si no mora              

pasión en mí, con Dafni comparado,           

no temeré tu voz despreciadora,                   

ni temeré de ti ser condenado:            

¡ansí no condenases las cabañas,                 

el apriscar, la caza, las montañas!                

          El perseguir los ciervos temerosos               

con ponzoñosas flechas ¡ay! te agrade;                  

al pasto los cabritos deseosos             

guiar con verde acebo no te enfade;             

morar los montes yermos y fragosos,          

a ti, ni la cabaña desagrade;                

que puesto entre las selvas y cantando                   

conmigo irás al dios Pan imitando.              

          El Pan fue el que primero sabiamente          

en la flauta diversas voces puso;                  

de grueso y de tamaño diferente,                 

con cera muchas cañas Pan compuso.          

Pan guarda las ovejas, Pan la gente              

del campo; y no te pese hacer al uso            

de la docta zampoña el labio bello,              

que Amintas se perdía por sabello.              

          Tengo de siete voces bien formada              

una sonora flauta que me diera          

Dameta, ya muriendo, en la pasada              

siega, y diciéndome desta manera:               

-«Tú me sucede en ésta, que tocada             

por ti, te acordará de mí siquiera».               

Dametas me la dio; quedó lloroso                

Amintas, el tontillo, de invidioso.                

          Tengo dos corzos que una oveja cría,          

de pelo blanco a manchas varïados;             

agótanle las tetas cada día,                  

y fueron con peligro mío hallados;              

llevármelos la Téstilis porfía:             

yo para ti los tengo muy guardados,            

y al fin los llevará, pues en mis dones,                  

despreciador, los ojos aun no pones.           

          Ofrécente las ninfas oficiosas             

sus canastillos de azucenas llenos;               

coge para ti Naís, la blanca, rosas,               

la vïola, los lirios, los amenos            

acantos y amapolas olorosas,             

flores de anís y los tomillos buenos,            

y casia y otras mil yerbas divinas,                

junto con el jazmín las clavelinas.                

          Pues yo te cogeré manzanas bellas               

cubiertas de su flor, y las queridas               

castañas de Amarilis, y con ellas                  

ciruelas que merecen ser cogidas.                

Tú, mirto, y tú, laurel, iréis sobre ellas,                  

que juntos oléis bien. ¡Ay, tosco! ¿Olvidas           

que Alexi de tus dones no hace caso,           

y que, si a dones va, no es Yola escaso?                

          ¿Qué hice? ¡Ay, sin sentido! puesto he fuego                 

en el rosal amado; en la agua pura               

lancé los jabalís; turbé el sosiego                 

del líquido cristal. ¡Ay! la espesura              

del bosque moró Apolo: ¿qué huyes ciego?          

Y el Paris en el bosque halló ventura.          

Palas more sus techos suntuosos,                 

nosotros por los bosques deleitosos.            

          Por las montañas la leona fiera           

al ya no osado lobo hambrienta sigue;                   

el lobo carnicero a la ligera                

cabra, de día y noche la persigue;                

en pos de la retama y cambronera                

la cabra golosísima prosigue;             

yo en pos de ti ¡oh, Alexi! y de consuno               

en pos de sus deleites cada uno.                   

          Su obra ya los bueyes fenecida,                   

y puesto sobre el yugo el lucio arado,          

se tornan, y la sombra ya extendida             

de Febo, que se pone apresurado                 

huyendo, alarga el paso, y la crecida           

llama, que me arde el pecho, no ha menguado                

mas ¿cómo menguará?, ¿quién puso tasa?,            

¿quién limitó con ley de amor la brasa?                 

          ¡Ay, Coridón! ¡Ay, triste! ¿Y quién te ha hecho,            

tan loco, que en tu mal embebecido             

la vid aun no has podado? Vuelve al pecho;          

recobra el varonil vigor perdido;                 

haz algo necesario o de provecho,               

de blando junco o mimbre algún tejido:                

que si te huye aqueste desdeñoso,                

no faltará otro Alexi más sabroso».

 

Égloga IV: Sicelides

 

          Un poco más alcemos nuestro canto,           

Musa, que no conviene a todo oído             

decir de las humildes ramas tanto.               

          El campo no es de todos recibido,               

y si cantamos campo, el campo sea              

que merezca del Cónsul ser oído.                

          La postrimera edad de la Cumea,                 

y la doncella virgen ya es llegada,               

y torna el reino de Saturno y Rea.                

          Los siglos tornan de la edad dorada;            

de nuevo largos años nos envía         

el cielo y nueva, gente en sí engendrada.               

          Tú, Luna casta, llena de alegría          

favorece, pues reina ya tu Apolo,                

al niño que nació en aqueste día.                  

          El hierro lanzará del mundo él solo,            

y de un linaje de oro el más preciado           

el uno poblará y el otro polo.             

          En este vuestro, en este consulado,              

Polio, de nuestra edad gran hermosura,                 

tendrá principio el rico y alto hado.             

          En él comenzarán con luz más pura             

los bienhadados meses su carrera,               

y el mal fenecerá, si alguno dura.                

          Lo que hay de la maldad nuestra primera              

deshecho, quedarán ya los humanos            

libres de miedo eterno, de ansia fiera.          

          Mezclados con los dioses soberanos,           

de vida gozarán, cual ellos, llena                 

de bienes deleitosos y no vanos.                  

          Veralos, y verán su suerte buena                 

y del valor paterno rodeado               

cuanto se extiende el mar, cuanto la arena,            

          Con paz gobernará. Pues, niño amado,                  

este primero don inculto y puro                   

el campo te presenta de su grado.                

          Ya te presenta el campo el bien seguro                  

bácar, la verde yerba trepadora,                   

el lirio blanco, el trébol verde oscuro.          

          Y las ovejas mismas a su hora            

de leche vienen llenas, sin recelo                 

de lobo, de león y de onza mora.                 

          Tus cunas brotan flores, como un velo                  

derraman sobre ti de blancas rosas,              

y no produce ya ponzoña el suelo,               

          ni yerbas, ni serpientes venenosas;              

antes sin diferencia ha producido                 

en todas partes yerbas provechosas.            

          Pues cuando ya luciere en ti el sentido                   

de la virtud, y fueres ya leyendo                  

los hechos de tu padre esclarecido,              

          De suyo se irá al campo enrojeciendo          

con fértiles espigas, y colgadas          

las uvas en la zarza irán creciendo.              

          Los robles en las selvas apartadas                

miel dulce manarán; mas todavía                 

habrá del mal antiguo sus pisadas.               

          Habrá quien navegando noche y día            

corte la honda mar, quien ponga muro                  

contra el asalto fiero y batería;           

          quien rompa arando el campo seco y duro            

habrá otro Tifi, y Argo, otros nombrados              

que huyan por la gloria el ocio escuro.                  

          Habrá otros desafíos aplazados,                   

irá otra vez a Troya, conducido          

de su virtud, Aquiles y sus hados.               

          Mas ya cuando la firme edad crecido           

te hiciere ser varón, el marinero                   

la mar pondrá y las naves en olvido.            

          El pino mercader rico y velero,          

no ya de sus confines alejado,            

lo propio trocará con lo extranjero.              

          Que adondequiera todo será hallado            

sin reja y sin esteva o podadera,                  

sin que ande al yugo el toro el cuello atado.          

          No mudará la lana su primera            

color con artificios, enseñada             

a demostrarse otra de lo que era.                  

          Porque en la oveja nace colorada                 

con carmesí agradable, y con hermoso                  

rojo y con amarillo inficionada.                   

          El sandix, de sí mismo, en el vicioso           

prado pacido, viste a los corderos                

por hado no mudable ni dudoso.                 

          Porque con voz concorde, y sus ligeros                 

husos las Parcas dicen volteando:                

«¡Venid tales los siglos venideros!».           

          Emprende, que ya el tiempo viene andando,         

pimpollo, ¡oh, divinal obra del cielo!           

lo grande que a ti solo está esperando.                   

          Mira el redondo mundo, mira el suelo;                  

mira la mar tendida, el aire, y todo               

ledo esperando el siglo de consuelo.            

          ¡Oh, si el benigno hado de tal modo            

mis años alargase que pudiese            

tus hechos celebrar y bien, del todo!            

          Que si conmigo Orfeo contendiese,             

y si cantando contendiese Lino,                   

aunque la madre y padre de éstos fuese                 

          Calíope de Orfeo, y del divino           

Lino el hermoso Apolo, no sería                 

mi canto que su canto menos dino.              

          Ni el dios de Arcadia, Pan, me vencería;               

y aunque fuese juez la Arcadia desto,          

la Arcadia en mi favor pronunciaría.            

          Conoce, pues, con blando y dulce gesto,               

¡oh, niño! ya a tu madre, que el preñado               

por largos meses diez le fue molesto.           

          Conócela; que a quien no han halagado                 

sus padres con amor y abrazo estrecho,                 

ni a su mesa los dioses le han sentado,                  

ni le admiten las diosas a su lecho.

 


Por Juan Carlos Sánchez Sottosanto - Publicado en: Ensayos
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Presentación

Crear un Blog

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Hombre
  • Poeta ensayista licenciado en ciencias sociales
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • 6/02/1976

Calendario

November 2014
M T W T F S S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados