Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 mayo 2013 3 22 /05 /mayo /2013 04:53

 

 

 

PRE-videla.gif_1247505027.gif


 

 

Profanó el otoño de la pampa.

 

Tuvo una muerte casi apetecible.

Nonagenario, lúcido,

sin sufrimiento. Casi

como en la Escritura:

 

Murió satisfecho de días…

 

Y los años de su vida fueron ochenta y siete

y se durmió y descansó con sus padres…

 

Así reza la Torá,

el yavista, el deuteronomista.

 

Pero desde la Escritura, ya sabemos

que también están Job y el Eclesiastés,

y el inicuo no siempre muere joven

ni el justo siempre satisfecho en días.

 

El Seol es unánime y ambiguo

− la tumba es otra cosa,

individual e íntima,

pero él también la tendrá,

y hasta una autopsia que nos diga

que simplemente se murió de viejo,

sin huellas de torturas en su cuerpo,

apenas si un porrazo en la ducha

de agua caliente como es menester en mayo.

 

Murió de viejo, sin un remordimiento.

Tomó la eucaristía en cada misa,

como en aquella primera comunión, lejana,

donde posó con un cintillo blanco

y un salmo de versículo invisible.

 

Y fue un asceta;

no hizo fortunas;

casi casi como un flagelante Torquemada,

sin la obscenidad

de un Trujillo o de un Duvalier.

 

Si sus fotos son terribles a los ojos,

es porque los ojos perdieron la inocencia.

No es un rostro con el famoso rictus

de la maldad del poema de B. Brecht.

 

En realidad,

de tan grisáceo,

ni la ampulosidad de un Mussolini,

ni la verba del Führer,

ni la voz de pito del Generalísimo,

ni la lubricidad de Stroessner:

 

nada.

 

Ni el horror del Coronel Kurtz

y mucho menos la lectura de los versos de Tennyson.

 

Qué parco es el mal cuando así se desea

o se ejerce convencido del bien.

 

Porque este señor se fue patriota,

crédulo emulador de gestas idas,

un nuevo San Martín, un redivivo

mentor de todo anacronismo.

 

Un guardián de SS provinciano

con poder sobre el Ande y la planicie.

 

Católico, apostólico y etcétera,

mesías secretista,

lacónico convicto.

 

No supo nunca

su papel de triste marioneta,

arlequín del Imperio y del terruño,

del oligarca con olor a bosta,

y del burgués con olor a mierda.

A ese trono en cenizas

lo elevaron los Chicago Boys,

y la CÍA y cía.,

cía. de buenos argentinos, prestos

a dar aldabonazos en los fortines,

y a callarse después, y a retener la orina

si el que desaparece es el de al lado.

 

El Seol es unánime y ambiguo.

Los gusanos también.

Son democráticos:

serán los mismos que los de sus víctimas;

Natura ignora jerarquías

o helmintos de doradas charreteras.

Serán

bichos terrícolas,

no la flora ni fauna de la Mar Océano,

ni los cangrejos del Río de la Plata.

Su tumba, individual. No NN.

Con nombres y apellido

− sin saberlo,

él dio un aura a los anonimatos,

los redujo a ecuación e incógnita,

a signo equis,

pero no pudo:

¿quién detendría el llanto,

el treno, la elegía,

lo todo a él negado?

 

Él creyó en ultratumba,

e imaginó su ochava en un suburbio del Empíreo.

Hoy todos lo creen en el infierno.

Pero esa palabra

remite a tercetos muy honrosos,

¿sería digno de ellos?

¿Merece platicar con la Francesca,

con Ugolino, con Micer Bruneto?

 

Quizás un páramo a lo Swedemborg,

una anti-pampa arrasada y sin un eco,

con chajases extintos,

con ombúes infértiles,

de una arcilla penosa como un piélago,

y lo único horrendo, la ignorancia

de porqué estar allí:

 

total olvido.

 

 

A las 30000 víctimas del “Proceso”, 1976-1983

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Carlos Sánchez Sottosanto - en Poesías
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • : Un blog para poesías propias, traducciones y ensayos
  • Contacto

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional.
Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".

Páginas