Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 febrero 2012 1 13 /02 /febrero /2012 00:06

 

 

escriba3.jpg

 

Estimado: aclaro que escribo a título personal y no del grupo autoconvocado, aunque el tal goce de todas mis simpatías y apoyo, y hasta admire de él su capacidad de zonas grises (como la de hallar una solución en la que sean posibles tanto “su” museo como la preservación de los árboles en cuestión), una capacidad, ay, que yo no poseo. También aclaro que escribo desde la distancia, que como dones nos entrega pros y contras: la contra de estar imposibilitado de actuar in situ con los vecinos, y el pro de mirar las cosas con otras perspectivas, tanto diacrónicas como sincrónicas.

He seguido el asunto a través de las redes sociales y los medios locales de Dolores. He visto el vídeo donde usted “dialoga” con el grupo, aunque en su momento ese vídeo fuera editado muy a su favor por posibles adláteres. Aíslo, entonces, de su discurso, aquellas cosas que pueden parecer mínimas, pero sabemos que en semántica todo posee su significado. Por ejemplo, su gestualidad. Más allá del narcisismo que lo caracteriza, se lo ve a usted muy inseguro. La barbilla soberbiamente levantada, las pausas meditativas, su mirada, parecen mostrar a un hombre que, no solo no sabe enfrentarse al diálogo, sino que le teme. Le teme porque, una vez en su vida, usted ha sido bajado de su pedestal de star-system, de enfant terrible. Y eso dentro de su propio pueblo, y por gente que, felizmente, ha sabido reunirse transversalmente a cualquier partidismo; nos conocemos todos: dentro de los autoconvocados existen vecinos que van desde la centro-derecha hasta la izquierda, pasando por el apoliticismo. Gente que incluso admira sus “aventuras”, pero que se siente llamada por fines mayores.

También me llama la atención que usted se considere insultado o agraviado. Hasta donde llega mi comprensión, pudo haber desmadres ocasionales, pero nunca se recurrió al insulto. Tómese su tiempo para leer cómo en diarios tan prestigiosos como La Nación o El País de España, permiten en sus comments on lines verbosidades obscenas, insulto directo, hasta apología del crimen, sin que a ningún moderador se le mueva una pestaña. Yo más bien creo que el que insulta es usted: usted insulta a la inteligencia de una ciudadanía. Puede perdonársele que confundiera otrora a los egipcios del Nilo con los olmecas del istmo de Tehuantepec, y que para probar su teoría no saliera del Nilo sino de las Canarias y no llegara al Tehuantepec sino a Venezuela; puede perdonársele que su autobombo tomara proporciones de megalómano, pero hoy, confundir argumentaciones, ironías y retóricas con insultos, es caer, de su parte, muy bajo. Le debemos la ironía a Sócrates, la retórica a Aristóteles, nuestro concepto de ley a Roma. Ergo, se ha hecho uso de recursos válidos y viejos como nuestra civilización; usted también, pero ha preferido la sofística, que no es precisamente lo mejor que la antigüedad nos ha dejado.

Entiendo en parte su inseguridad. Usted se siente avalado por un informe ambiental hecho en el propio Dolores y bajo el gobierno de turno del cual usted forma parte. Eso es poco serio, Doctor, e ignora a la historia y al más mínimo sentido común. Bajo el meckievato la Esteban Facio fue depredada y también había supuestos estudios de por medio. Bajo el lovariato se colocó en Medio Ambiente a la pareja del Intendente (sabemos que en nuestro pueblo los nepotismos sobreabundan) con el resultado de árboles podados de una manera atroz. ¿Deberíamos esperar  ahora algo mejor? Usted está inseguro, Doctor, porque más allá de cuánto sus aventuras le hayan alejado de su carrera de abogado, en su contra tiene a ordenanzas locales, a leyes provinciales y nacionales, a la propia Constitución, y a los tratados internacionales que constitucionalmente tienen validez en nuestro país.

Pero más inseguro se muestra, y por ende más soberbio, porque al fin una buena parte de la sociedad dolorense ha tomado la decisión de decir NO a los atropellos, incluidos los de ídolos hasta ahora intocables como usted.

He repasado, a propósito del nuevo Museo, la definición de “aventura”. El Diccionario de la Real Academia da cuatro acepciones: 1. f. Acaecimiento, suceso o lance extraño. 2. f. Casualidad, contingencia. 3. f. Empresa de resultado incierto o que presenta riesgos. 4. f. Relación amorosa ocasional. Dejando pudorosamente de lado la cuarta, ¿con cuál de las otras relacionaría su museo? Pareciera apuntar más a la tercera, aunque ninguna de ella nos hable de teorías “científicas”; ¿y era tan incierto el resultado que usted esperaba de sus empresas?

Doctor: usted no planea un museo de “la” aventura, sino de “sus” seudo aventuras. Como una suerte de mausoleo o sarcófago en vida, con la posibilidad de que a su muerte, suceda lo que en tantas otras instituciones dolorenses: la expoliación, el latrocinio, la dejadez o la clausura. Parece usted condenado a lo efímero como cualquiera.

Una aventura de mayor peso es la que han emprendido los vecinos de Dolores al intentar poner coto a lo que aún resta de patrimonio ambiental y cultural. Que los árboles no sean talados, y sabiendo que serían mucho más de los 24 que usted afirma; que un museo de estilo neocolonial como el Libres del Sur no sea antiestéticamente colocado al lado de una construcción posmoderna, en un proyecto que atenta a la urbanística y a la paisajística.

Puede que esa aventura de los vecinos fracase: el poder mueve hilos insospechados. Pero siempre será una empresa ética e ideológicamente más valiosa que la suya, una empresa que quite a la sociedad dolorense de su acostumbrada inercia. Y a esa empresa, victoriosa o no, no habrá museo suficiente para contenerla.

Le saluda atte.

Lic. Juan C. Sánchez Sottosanto

DNI 24 882 943

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Carlos Sánchez Sottosanto - en Ensayos
Comenta este artículo

Comentarios

Germán 02/14/2012 22:03

Criticás la forma de hablar de A. Barragán por unos fragmentos que viste por internet. Es una apreciación totalmente subjetiva y sin ningún interés. Negás que se haya agraviado a Barragán cuando
así fue públicamente por distintos vecinos. Ví bastantes agravios en internet. Hasta criticás la teoría que llevó a A. Barragán a cruzar el mar en balsa (¿no se suponía que se defendía el medio
ambiente?), criticás la decisión de hacer un museo (otra vez ¿no era por el medio ambiente?); decís que las expediciones no eran aventuras porque no era incierto el resultado (me gustaría subirte a
8 troncos y largarte al mar a ver qué opinás, ya que seguramente tu mayor osadía haya sido subir al tercer escalón de la escalera de la biblioteca) y hasta hacés futorología sobre el futuro del
museo. Realmente puras pavadas quien sabe con qué intenciones.

Juan Carlos Sánchez Sottosanto 02/14/2012 23:43



Gracias por su comentario.



Presentación

  • : El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • : Un blog para poesías propias, traducciones y ensayos
  • Contacto

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional.
Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".

Páginas