Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 septiembre 2011 1 26 /09 /septiembre /2011 13:15

 

 

 

 

 

 

 

No abandones Egipto.

Es verdad: se es infeliz siendo un oprimido,

cuece el sol en el pellejo ardido

mientras cueces ladrillos.

Pero un día llorarás por las cebollas,

los ajos y los puerros y las ollas

de abundante pescado. Es verdad: se es infeliz siendo oprimido,

¿pero sabes que el mayor peligro

es devenir luego en opresor?

 

(Cristóphoro Colombo,

aún puedes detener tus carabelas).

 

Pero aún si decides

abandonar Egipto,

convence a tu Yahveh y a tu Moisés

que detenga al Ángel de la Muerte:

¿qué culpa tendrán los primogénitos?

 

(Julio Argentino Roca,

aún puedes enfundar tus remingtons.

Theodore Roosvelt,

aún puedes releer versos de Whitman.

Reyes britanos,

aún pueden no tocar África y Asia.

Luíz Vaz de Camos,

aún puedes detener tu pluma.

Vasco da Gama,

aún puedes guardarte en tu Lisboa

y no dar excusas a esa pluma).

 

Pero si puede

soportar tu conciencia tanto peso

de los gritos de las madres sin hijos,

emprende el camino del desierto,

redímete en la roca y en el yermo,

imita a los beduinos que no buscan

patria.

 

(Mr. Livingston,

la ciencia es grande cosa, ¿pero ya

pensaste que a tus huellas otras huellas

seguirán con mucho menos altruismo?

Mr. Kipling,

déjese de joder pintando selvas;

déjese de joder con la supuesta

carga del blanco: ¿no ve en verdad de quién el fardo

es, y será por mucho tiempo?).

 

Pero si aún sigues a Aarón y Moisés hasta el Mar Rojo,

no te dejen engañar los espejismos

de los mares abiertos por Yahveh:

el agua es propedéutica a la sangre.

 

(Señores reunidos en Berlín,

¿es cierto que juegan a los dados

disputándose el África profunda?

 

¡Habemuns papam!

Señor mitrado, ya quemaron suficientes en la hoguera,

ya humillaron a Micer Galileo,

deje en paz el consumo de condones,

deje en paz a las putas y a los putos,

no por usted, por ellos murió Cristo).

 

Pero si aún cruzas el mar, tápate cada

oreja al modo de Odiseo;

no escuches la voz de las sirenas

aún cuando las sirenas sean truenos

y rayos y centellas sinaíticas;

no aceptes el Acuerdo;

no sueñes con la Tierra Prometida;

Canaán no es tu Ítaca.

Quédate más bien en el desierto,

y entierra el escudo y las espadas.

 

(Mr. Nixon, Mr. Reagan, Miss. Thatcher,

Mr. Bush -& Bush Jr.-, Mr. Clinton,

Mr. fallido renovador Obama,

no tiren napalm en el Vietnam,

no apoyen y en su apoyo destrocen,

olviden los reductos del petróleo;

está bien, profanaron con sus patas a la luna,

destrozando milenios de poesía;

pero masacrar poesía es menos grave

que Hiroshima, Nagasaki, Medio Oriente,

que las cartografías se me quedan

cortas - ¡ay!, imposible recordarlas todas).

 

Pero si aún te decides

a escuchar, y Moisés en agonía

te entrega a Josué como caudillo,

no le hagas caso; está senil; los pueblos

que quiere destruir son eso: pueblos.

Hombres. Mujeres. Niños. Bestias.

Plantíos. Dioses no más crueles que el tuyo.

¿Ahora devendrás un nuevo Egipto

masacrando a tu hermano cananeo?

 

(Sr. Franco, Herr Hitler, Josip Stalin,

Su Excelencia Pinochet, Sus Excelencias

Videla, Massera, Agosti, etcétera,

¿las noches Bálticas, Pacíficas o Atlánticas

jamás los insomnan con fantasmas?).

 

Pero si aún te decides,

y pasas a degüello las ciudades,

y tomas rehenes a las vírgenes,

y crees hacerlo en nombre de Yahveh,

y construyes un Templo y un reinado,

el tiempo circular no será en vano:

espera a los asirios, babilonios,

medos, persas, helenos, tolomeos,

seléucidas, romanos: Tito, Adriano,

y tu Templo sin piedra sobre piedra,

y un Antínoo bellísimo y desnudo

en lugar de tu Dios silente y célibe.

 

(Profesores de Harvard y otras yerbas,

cipayos de orthodoxian economics,

aún es tiempo de no dar sus mamotretos

a la imprenta: no sean cómplices;

las empresas harán con, sin ustedes,

sus chanchuyos; pero ustedes portarán su nombre

cuando toda la hecatombe se nos venga).

 

Ahora que eres libre, puedes irte

al camino de la piel y la vitela;

discute con el verbo y con el cálamo;

construye tu Talmud; carga tu patria

en estantes de tu biblioteca.

Vendrán tiempos en que nadie te comprenda;

torturarte será fino espectáculo;

humillarte, costumbre muy cristiana.

Europa es cruel; querrá un nuevo éxodo,

que te vayas de ella para siempre;

no ahorrará en gas zyklón ni en crematorios.

Pero debes quedarte; nuevamente

el peligro es el mismo.

 

(Señores ilustrados con Le Monde,

con Libération, con Sartre, con Gramsci,

no olviden que los bichos peligrosos

pueden ser en realidad ustedes:

burgueses que el olor a mierda tapen

con barniz bienoliente de izquierdismo).

 

Pero si pese a todo te decides

a irte –y es comprensible que te vayas-,

no mates a tu hermano palestino;

evita el 67,

evita el Golán, Beirut y Gaza,

evita ser calco de Herr Goebels,

de Himmler, de Eichmann; no construyas

otra vez Ravensbrück y Auschwitz.

No creímos en los Protocolos

de los Sabios de Sión ni en Mi Lucha;

ni en Gobineau ni en Buffon ni en Lombroso.

Pero ya no podremos creer en ti.

 

 

 

 

 

De hecho,

no creemos.

 

 

 

 

septiembre de 2011

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Carlos Sánchez Sottosanto - en Poesías
Comenta este artículo

Comentarios

MarioLuis 09/28/2011 20:37


"En realidad, hay dos especies de utopías: las utopías proletarias socialistas que tienen la particularidad de no realizarse nunca, y las utopías capitalistas que, desgraciadamente, tienden a
realizarse con mucha frecuencia." MICHEL FOUCAULT, en A Verdade e as Formas Jurídicas" Conferencias dictadas en Río de Janeiro en 1978


Presentación

  • : El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • : Un blog para poesías propias, traducciones y ensayos
  • Contacto

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional.
Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".

Páginas