Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 enero 2013 6 12 /01 /enero /2013 00:00

 

 

 

 anjos-aleijadinho.jpg

 

Le dijo adiós a Prato, la ciudad maldecida por el Dante.

Le dijo adiós a la condesina que aplaudía cuando sus manos trazaban laberintos sobre el clavicordio.

Le dijo adiós a la noche toscana, y a la lengua toscana, que no volvería a oír.

Puso un telón a sus óperas melifluas.

Le dijo adiós a todos sus deseos, sin ignorar que sólo amordazaba lo que en el viaje se llevaría consigo.

Se hizo un Dios férreo y ejercitable. El de Loyola se lo había previsto al son de marchas militares. Ahora: interponer dogmas macizos y mares no surcados.

Dejó en secreto la primera costa. Su nombre se volvió una charada. Las enciclopedias dudaron.

¿Había existido o era un músico apócrifo o un mero seudónimo de los Scarlatti?

(En el Norte, Juan Sebastián tejía las urdimbres portentosas que él jamás escuchó).

En España, los músicos de Italia engordaban sus bolsillos. Resistió la tentación. Una vez más, el flagelo fue útil.

Recorrió las calles de Sevilla; miró muros y restos de cien pueblos pasados. Alguna esquina intentó seducirlo. Y resistió.

Cuando la nao partió de San Lúcar, respiró aliviado.

Cruzó el Océano de sirenas muertas. Remontó el Río, se internó en la selva que sospechó infinita. Vio los cuerpos cobrizos, olió las maderas de las que salían tiorbas y violas. Se embriagó en la noche de la desmesura. Farfulló en latín; le contestaron en una lengua que ya era sacra cuando el Lacio nacía como esperanza pétrea.

Ríos, ríos.

Pentagrama de ríos.

Anagrama de ríos, penínsulas

que en ínsulas devienen

cuando el desborde, cuando el archipiélago

es piélago de selva ennegrecida

y maraña de luz amanecida

sobre pájaros otros, sobre el río

hecho mil ríos, Paraná y Amazonía,

y cascadas potentes

de impotente folía; ríos, ríos,

para ascender al grito, al primer treno,

trueno de

Ñamandú el primero, Padre,

y la Música, Madre

de Todo lo creado,

inclusive las Palabras-Almas,

la Vara-Insignia,

el Colibrí libador de la frescura.

¿Ignoraste, Domenico, que los dioses de esta tierra todo lo crearon por medio de la música? ¿Te confió el secreto algún chamán? ¿Qué otra cosmogonía podía serte más propicia?

Desesperaste al principio. No había bajos ni barítonos. Esta tierra sólo daba tenores como gravedad suprema. Esta tierra no sabe de sismos, y sus entrañas son suaves, amortiguadas en limo, putrescencia exquisita de flores mil veces muertas, y que aún barro reinventan un aroma ante el cual desmaya el incienso de tus cárceles de Dios.

En esta tierra la música se expande en áurea medianía de tonos intermedios. Pero los niños cantan como ángeles y no pierden su magia cuando púberes. No hacen falta castrati. Ni alambiques ni barroco de artificio. ¿Qué cosa más barroca que el paisaje? Pero ellos prefieren la melodía sólida, la curva casi recta del vuelo de una flecha.

Río abajo otra vez, las serranías. ¿Qué hacer ahora ante la nada escrutadora de la página en blanco?

Domenico nació otra vez, y reeligió ser músico. Olvidó todo lo aprendido. No en vano se cruza un océano y se ingresa en la rojiverde tierra de los dioses, aunque se crea seguir creyendo en el Dios militar del de Loyola.

La cúpula del cielo era mejor que una Sixtina.

Escaló hacia ella con los tonos tibios que le imponía su destino.

Murió un buen día, joven aún, prolífico. Recibió el Viático: como a una canoa para un Río aún más ancho que los ya conocidos.

No dejó un solo Réquiem. Ni un aire de Prato ni una línea toscana.

 

Se internó por el Río, dispuesto a la Sorpresa.

 

 

 Imagen: Anjos, de O Aleijadinho

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Carlos Sánchez Sottosanto - en Poesías
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • : Un blog para poesías propias, traducciones y ensayos
  • Contacto

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional.
Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".

Páginas