Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 enero 2013 5 18 /01 /enero /2013 00:08

 

 

 

Dante Gabriel Rossetti - Portrait of Elizabeth Siddal

 

Era mujer y por lo tanto puta. Esa es una obviedad inobjetable.

Ella llenó siete mil folios con apretada letra. Ellos, para ajustarse a la Verdad, llenaron once mil folios con apretada letra y quemaron sus siete mil folios de apretada letra, como era justo y necesario, para que la Verdad brillara incólume.

Ella había copiado fragmentos de sus folios con apretada letra, y repartido visiones y consejos que gustaron a virreyes y damas aburridas que llenaban sus noches leyendo en Ars Amandi de Ovidio. Que gustaron a almidonados funcionarios y a engolados juristas y hasta a frailes felices de tener cerca suyo a una santa, pues, ya se sabe, no todos los días hay santos en la calle, y una santa in situ convence más que las tediosas penurias de los santorales en pésimo latín.

Entregaron sus papeles, so pena de correr su pena.

Ella cambiaba los pañales del niño Jesús, le daba hierbabuena a los becerros del Pesebre, aconsejaba a Cristo en sus Tentaciones, charlaba mano a mano con la Virgen, que le confió el secreto de la cópula suave en que un Dios Tonante hizo adulterio de su célibe eternidad.

Hablaba con los pájaros y sabía del lenguaje de las flores tanto como el de los profetas y los apóstoles. Curaba úteros yermos y virilidades fláccidas con arcanos celestes. También úlceras y agusanamientos de caballos. Sabía que había mestizos y hasta indios y negros en los mismísimos Coros del Empíreo.

Gustaba del encierro y de la mirada extática. Había huido de su aldea rioplatense porque en Lima Santa Rosa fluía más cercana y la grey era más vasta. No despreció las calles ni los placeres de la carne. Fue asceta y promiscua, supo que el cuerpo y la abstinencia eran dos formas del Encuentro, dos astros no dispares de la misma bóveda celeste.

Ellos cumplieron perfectamente su papel y llenaron once mil folios con apretada letra para refutar los siete mil, para convencerla, convencerse y convencer a la sacra ciudad de Santa Rosa de su diabólica impostura. Intuyeron su Pacto con el Otro, imaginaron inimaginables aquelarres con felatios y anilingus y copropagias al Bicorne, soñaron con insoñables partuzas en el llano y en el monte. Las mentes hieráticas deben sacrificarse y mortificarse mucho para plantear siquiera esas hipótesis, pero es palabra del Santo Padre y de los cánones, y sirva entonces el duro sacrificio para la salvación de las almas.

Ocho años dejó de ver la luz; los sótanos de la Inquisición son una noche oscura apenas interrumpida por los potros y la dulce tortura que todo beatifica. Pusieron tenazas ardientes en sus pezones, dislocaron un poco su cuerpo nunca bello, y se convencieron de su convencimiento último.

Se libró de ser quemada, y Lima denostó el espectáculo a medias: sambenitos y flagelos y rapaduras y otros escozores no son más que entremés ñoño.

Las damas miraron el auto detrás de sus abanicos anticuados. Los niños treparon a los árboles.

La recluyeron en un convento, con antídotos suficientes para sus visiones. No más pañales a cambiar, becerros a alimentar, Vírgenes con las que platicar. Correctísima liturgia de las horas avispadas por buenos campanarios, y lecturas de las vidas de los blondos santos. De los santos de verdad.

 


 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Carlos Sánchez Sottosanto - en Poesías
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • : Un blog para poesías propias, traducciones y ensayos
  • Contacto

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional.
Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".

Páginas