Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
6 marzo 2010 6 06 /03 /marzo /2010 22:54



Leopardi quiso, quizás, sustituir su íntima intuición de la ausencia de Dios por un escepticismo que no desprecia, sin embargo, la busca de la verdad, la sublimación de lo heroico, y el contacto con la naturaleza, entre hostil y acogedora. En este, el XIV de sus
Canti, revierte el ya convertido en adagio verso dantesco de Francesca (nessun magior dolore…) por un culto a la tristeza por la tristeza misma; la luna entonces, siempre tan a mano para los poetas, deviene en símbolo y en acompañamiento.

En el plano formal, como en la mayoría de sus textos, Leopardi elude la rima, cuida la métrica y busca despojar las ampulosidades de su lengua por medio de un retorno hacia las economías del latín; labor ardua que proseguirán Foscolo, Carducci y la mal llamada poesía hermética del XX.

En otros momentos de este blog hemos dado versiones de El infinito, A sí mismo y Ultimo canto de Safo.




 moon-from-roof-top-terrace.jpg


ALLA LUNA

O graziosa luna, io mi rammento

Che, or volge l'anno, sovra questo colle
Io venia pien d'angoscia a rimirarti:
E tu pendevi allor su quella selva
Siccome or fai, che tutta la rischiari.
Ma nebuloso e tremulo dal pianto
Che mi sorgea sul ciglio, alle mie luci
Il tuo volto apparia, che travagliosa
Era mia vita: ed è, né cangia stile,
O mia diletta luna. E pur mi giova
La ricordanza, e il noverar l'etate
Del mio dolore. Oh come grato occorre
Nel tempo giovanil, quando ancor lungo
La speme e breve ha la memoria il corso,
Il rimembrar delle passate cose,
Ancor che triste, e che l'affanno duri!




A LA LUNA

Oh luna tan gentil, yo me recuerdo

Que, hará ahora un año, hacia este monte

Venía yo angustiado a contemplarte:

Y tú pendías sobre aquella selva,

Tal cual lo haces hoy, que la iluminas.

Mas nebuloso y trémulo del llanto

Que inundaba mi párpado, a mi vista

Tu rostro aparecía, y trabajosa

Era mi vida: y lo es, nada ha cambiado,

Oh mi dilecta luna. Mas me ayuda

La remembranza, y repasar los ciclos

De mi dolor. Oh cuán grato ocurre

En la juventud, cuando aún es larga

La fe y breve de la memoria el curso,

El recordar de las pasadas cosas,

Aun si tristes y los afanes duros.


 

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Carlos Sánchez Sottosanto - en Traducciones propias
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • : Un blog para poesías propias, traducciones y ensayos
  • Contacto

Perfil

  • Juan Carlos Sánchez Sottosanto
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional.
Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".
  • Escritor. Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales UNQuilmes. Bibliotecario Profesional. Escribió para la revista literaria Oliverio, y ha colaborado en medios gráficos de Argentina, Puerto Rico y España. Autor de la novela "Francisco".

Páginas